¿Cómo es estudiar en un programa con metodología virtual?

El estudiante virtual tiene al alcance un sinnúmero de recursos: video, audio, almacenamiento de archivos, foros, textos, salas de chat etc. Estos recursos, sin embargo, no son una forma de remplazar la interacción entre los alumnos y los docentes, son medios para que esa interacción se dé de manera efectiva, cuando los estudiantes y los profesores no tienen contacto presencial en un aula de clase, por ejemplo. Todo lo contrario, la educación con metodología virtual exige la modificación de prácticas pedagógicas. Un estudiante con metodología virtual se tiene que enfrentar a espacios de más autonomía, pues no cuenta con la presencia constante de un tutor, por ejemplo. Es decir que la educación con metodología virtual demanda un cambio en las relaciones entre los estudiantes y los docentes.

En términos generales, el uso de los recursos de los que se habla más arriba ayuda a acortar distancias temporales y espaciales. Para que un estudiante de una clase convencional pueda estar en contacto con su profesor, es necesario que tanto ese estudiante como ese profesor estén en el mismo espacio (el salón de clase, por ejemplo) a la misma hora. Por obvio que parezca, esta es la condición necesaria para aprender matemáticas, filosofía, ingeniería, música, literatura. Sin embargo, para el estudiante virtual estas condiciones no son necesarias: no necesita estar en el mismo espacio que el profesor, pues puede entablar una conversación con él en un chat, una videoconferencia o un foro; así mismo, tampoco necesita que esos encuentros se den en un tiempo determinado, acordar una cita para un encuentro a una hora específica, pues el tutor puede, por ejemplo, grabar un video explicativo para sus estudiantes, y estos lo pueden poner a reproducir tiempo después, o escribir un comentario en un foro para que sus alumnos lo vean algunas cuantas horas después.

En ese sentido, la experiencia del estudiante virtual es la de permanente contacto con profesores y compañeros que pueden estar a miles de kilómetros de distancia, y que pueden compartir una visión diversa del mundo. Esto es formar comunidad y vínculos con, a partir y desde el conocimiento.